martes, 17 de enero de 2017

Oración a San Benito


Oh glorioso San Benito, modelo sublime de todas las virtudes, vaso puro de la gracia de Dios.
Heme aqui, humildemente postrado ante ti.
Imploro tu corazón lleno de amor para que intercedas por mí ante el trono divino de Dios.
A ti recurro en todos los peligros que a diario me rodean.
Protégeme contra mis enemigos, contra el maligno enemigo en todas sus formas e inspírame a imitarte en todas las cosas

Que tu bendición esté conmigo siempre, de modo que pueda huir de todo lo que no es agradable a Dios y evitar así las ocasiones de pecado.
Dulcemente te pido, que me consigas de Dios los favores y gracias de las cuales yo estoy tan necesitado, en las pruebas, en las miserias y en las aflicciones de la vida.
Tu corazón siempre estuvo tan lleno de amor, compasión y misericordia hacia los que estaban afligidos o con problemas de cualquier tipo.

Tú nunca has despedido sin consuelo y asistencia a cualquiera que haya recurrido a ti.
Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión, con esperanza y confiado en que tú escucharás mis oraciones y me alcanzarás la gracia especial y favor que tan seriamente te imploro (pedir el favor a recibir), si es para la mayor gloria de Dios y el bien de mi alma
Ayúdame, Oh gran San Benito, vivir y morir como un hijo fiel de Dios, que sea siempre sumiso a Su santa voluntad, para lograr la felicidad eterna del cielo.
Amén

martes, 3 de enero de 2017

Oración Para Comenzar el Año


Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al comenzar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.
Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto realize en este año, el trabajo , las cosas que pasarán por mis manos y lo que con ellas pudo construir.
Te presento a las personas que a lo largo de esta vida amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.
También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.
Iniciamos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.
Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.
Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.
Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.
Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad .
Amén

jueves, 29 de diciembre de 2016

ESTA VELA PARA ALGUIEN EN EL CIELO QUE NO OLVIDO Y EXTRAÑO CON TODA EL ALMA.!!

Comparte esta vela
si tienes a alguien en el cielo
que nunca olvidarás...
Te recuerdo a cada momento,
a cada instante, durmiendo
o a plena luz del día
en cada acontecimiento de mi vida
tu siempre estás y estarás presente
porque fuiste y eres alguien irreemplazable..!!




ORACIÓN :

Señor, miro a mi alrededor y contemplo las cosas bellas que has creado para mí: la luz, el color, el movimiento, la armonía de la naturaleza.
Y quiero darte gracias por el amor que me tienes.
Pero, además, pusiste a mi lado seres queridos para compartir la felicidad de vivir y los dolores de la vida.

Yo quisiera que ellos siempre estuvieran a mi lado, porque con ellos viví momentos inolvidables de alegría, de dolor, de cariño.
Hoy comprendo que, aunque el desprendimiento me duele, yo no puedo cortarles las alas para impedirles que vuelen lejos, en busca de nuevos horizontes.
Pero los extraño, y a veces aparecen lágrimas en mis ojos cuando los recuerdo.
 

No permitas, Señor, que pierda la alegría o que me in- vada la depresión cuando los recuerdo.
Dame la gracia de entregártelos a Ti para que los cuide y los llene de tu gozo. Y con la delicadeza con que Tú tratas mi corazón, libéralo de todo apego egoísta, y déjame libre para caminar hacia la felicidad.
Pero lo que más me duele es aceptar que algún ser querido haya muerto, y me haya dejado en el momento en que más lo necesitaba.
¡Señor, Tú sabes cuánto cuesta desprenderse de los seres queridos que Tú llevaste a tu lado! Sin embargo, me invade la paz cuando recuerdo que "nos creaste para Ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti".
 

Tú eres nuestro Padre y tienes para cada uno de nosotros una bellísima morada"más alla del sol", donde reinan la paz y el amor.
La felicidad perfecta sólo se halla en esa vida con- tigo, en el lugar de la alegría, de la luz y de la paz, donde Tú secas toda lágrima y curas para siempre todo dolor.
Allí todas las inquietudes desaparecen y no existe la tristeza ni el cansancio, porque tu divina presencia lo calma todo, lo invade todo con su belleza.
Por eso ya no quiero atar a los que dejaron este mundo.
 

Hoy con tu gracia te los entrego Señor, me libero de ellos y los
libero de mí.
Acepto que sean inmensamente felices contigo y con todos los santos. Permíteles recorrer con María las luminosas praderas del cielo y cantar con el coro de los ángeles, enciéndelos con tu loco amor.
Te doy gracias por el tiempo que los tuve a mi lado, y te pido que me ayudes a vivir bien esta vida para reencontrarlos un día en la fiesta del amor. Amén.!!

martes, 1 de noviembre de 2016

Un nuevo día que me regalas



Un nuevo día y un nuevo mes que me regalas.
Gracias con toda la fuerza de que soy capaz.
Gracias por este nuevo amanecer.
Gracias por este nuevo empezar.
Gracias por tu presencia que me acompañará en toda la jornada.
Quiero comenzar este nuevo día con entusiasmo, con alegría reestrenada,
con ilusión nueva.
Me da seguridad el saber que Tú estas a mi lado: en mi familia, en mis amigos,
en la gente con la que me voy a encontrar, en mi propia persona.
Te ofrezco mi trabajo de este día.
Que mi esfuerzo sea fecundo, sirva para la felicidad de los demás y me ayude a
encontrar mi propia paz.
Que, con mi trabajo, mi día sea un pedacito del mundo que busco y sueño.
Ayúdame a llenarlo de entrega y amor.
Señor, que hoy viva de tal manera que cuantos se acerquen a mi descubran tu presencia
y tu ternura.
Buenos días, Señor.
gracias por un nuevo día..!!

QUE LA LUZ DIVINA ENTRE A NUESTRO HOGAR...



A tu morada Señor vuela mi pensamiento para pedirte bendigas nuestro hogar por siempre.
Oh señor, mira cuantas ansias tienen nuestros corazones de tu bendición.
danos padre nuestro una migaja de bondad en cada alcoba. una sonrisa de luz en cada puerta.
un reflejo de pureza en cada ventana. venid pronto padre y señor nuestro, que nuestro hogar
esta abierto de par en par para recibirte.. manifiesta tu presencia en cada cerebro de mi familia
para que solo exista la armonía. permite que lleguen a nuestra morada seres de luz, que irradien
con su influencia vivificadora cada rincón de nuestro hogar. que aquellos seres de luz que
simbolizan la caridad suprema, batan sus alas hermosas para bendecirnos y purificar nuestro aire.
te pedimos que nos des la fortaleza necesaria para afrontar los problemas de la vida.
que nos des la claridad mental para no caer en la tentación. llena de fluidos puros nuestro
ambiente, y que la energía de santidad divina llegue a cada rincón y perdure por siempre.
Amén

miércoles, 31 de agosto de 2016

Oración a Nuestra Madre




Dame tus ojos, Madre, para saber mirar; si miro con tus ojos jamás podré pecar.
Dame tus labios, Madre para poder rezar; si rezo con tus labios Jesús me escuchará.
Dame tu lengua, Madre, para ir a comulgar; es tu lengua, patena de gracia y santidad.
Dame tus brazos, Madre, que quiero trabajar; entonces mi trabajo valdrá una eternidad.
Dame tu manto, Madre, que cubra mi pobreza; cubierto con tu manto al cielo he de llegar.
Dame tu cielo, Oh Madre, para poder gozar; si tu me das Cielo, ¿que mas puedo anhelar?.
Dame Jesús, Oh Madre, para poder amar: esta será mi dicha por una eternidad.
Amen..

domingo, 21 de agosto de 2016

La luz de Dios...



Deja que la luz de Dios llene tu día y lo bendiga,
que disipe toda oscuridad y temor,
que abra las puertas del amor y la comprensión.
Deja que la luz de Dios te de sabiduría,
te ayude a tomar las decisiones más sabias
a hablar de la manera más adecuada.
Deja que la luz de Dios sea vida en ti
que alumbre tus pasos para no tropezar
y te lleve con victoria hasta vencer.